Tipos de problemas y trastornos que tratamos en nuestro centro

  • TRASTORNOS POR ANSIEDAD


Lo primero que intentamos en nuestro centro es que las personas aquejadas de ansiedad, empiecen a tener una orientación más positiva frente a la ansiedad e ir considerándola d como una respuesta natural del organismo que genera recursos extraordinarios para responder de forma rápida a las demandas del ambiente cuando se producen cambios inesperados o situaciones de peligro. Les explicamos que esta respuesta permitirá adaptarnos a las demandas del ambiente, pero cuando es muy intensa, frecuente, no hay una situación real que la justifique o nos incapacita, entonces se convierte en un problema y podemos desarrollar un trastorno de ansiedad.
Cuando tenemos ansiedad nuestro organismo se altera activándose, por eso sentimos síntomas como las palpitaciones, sudoración, tensión muscular, temblor, la respiración agitada, el nudo en la garganta o en el estómago, etc. A nivel cognitivo la ansiedad produce un sesgo de la atención hacia todo aquello que se considera peligroso, amenazante o negativo y hace que lo percibamos desproporcionadamente y que sintamos que nosotros somos incapaces de controlar lo que nos está pasando e impotentes frente a la situación, solemos pensar algo parecido a: “me está pasando algo terrible y no puedo controlarlo, me va a dar algo” – Normalmente la ansiedad nos lleva a huir o escapar de las situaciones o a quedarnos bloqueados.
En nuestro centro enseñamos a las personas estrategias para poder manejar lo que sienten, piensan y hacen cuando sienten ansiedad y a contrarrestar los efectos que ella provoca, afrontando las situaciones de forma más eficiente, venciendo sus miedos

- FOBIA ESPECÍFICA: es una reacción de miedo desproporcionada con respecto a una situación, animal u objeto que no se corresponde a la existencia real de un peligro o amenaza para la persona. Quien lo padece no puede dar una explicación razonada del mismo y está más allá de su capacidad de control. Normalmente le lleva a evitar la situación temida y genera ciertas limitaciones o incapacidades. Pueden ser a animales: insectos (insectofobia), arañas (aracnofobia), perros (cinofobia), serpientes (orfidofobia); miedo a la sangre (hematofobia), a las heridas; a situaciones: alturas (acrofobia), conducir, viajar en avión, aglomeraciones, espacios abiertos (agorafobia), espacios cerrados (claustrofobia), oscuridad (nictofobia), , etc.


- FOBIA SOCIAL: temor, ansiedad o nerviosismo desproporcionado, poco realista ante la presencia de otros o en situaciones donde puede ser observado o evaluado. Puede ser por miedo a hacer el ridículo, temor a lo que los demás estén pensando de uno, miedo a ser evaluado de forma negativa, a que los demás se den cuenta que se tiene ansiedad, por temor a parecer estúpido. Suele presentarse cuando se está con personas que no pertenecen al ámbito familiar, en fiestas o reuniones, cuando se tenga que hablar en público, al iniciar y mantener conversaciones, cuando se come en restaurantes, al tener una cita, o utilizar aseos públicos, en colas, al dirigirse a personas con autoridad, …


- ATAQUES DE PÁNICO: miedo o reacción de ansiedad intensa que aparece de forma repentina e inesperada y que alcanza una intensidad máxima en un periodo de tiempo corto (aproximadamente diez minutos). Durante el episodio pueden parecer síntomas como palpitaciones, sacudidas en el corazón, temblores, sudoración, sensación de ahogo, inestabilidad o mareo, entumecimiento u hormigueo, miedo a morir, a volverse loco, a perder el control.
Lo más característico de este trastorno es la preocupación o el miedo por la posibilidad de volver a sufrir un ataque por esto se acompaña de evitación de situaciones: salir solo, agorafobia…, evitación de actividades que supongan activación fisiológica (ejercicio físico, sexo, bailar, expresar emociones intensas…). Además se suelen buscar una serie de “señales de seguridad” que dan la sensación de mantener a la persona a salvo (ir acompañado de alguien, llevar pastillas, móvil…).


- AGORAFOBIA: sentir ansiedad o pánico en situaciones donde escapar puede resultar difícil, o en caso de sufrir ansiedad no pueda disponer de la ayuda necesaria. Las situaciones que pueden provocar aprehensión, ansiedad y que normalmente se evitan pueden ser: calles comerciales, grandes almacenes, multitudes, trayectos en coche, esperar en colas, espacios abiertos, cines, teatros, espacios cerrados…

- TRASTORNO POR ANSIEDAD GENERALIZADO: sentir ansiedad o preocupación excesiva e incontrolada por algún asunto o actividad de la vida diaria, como el trabajo o estudios, la familia, la economía, la salud propia o de otras personas significativas, cosas con una importancia relativa (la puntualidad, pequeñas reparaciones, algo pendiente…), la comunidad, problemas del mundo. Se acompaña de síntomas como inquietud o sentirse activado, sensación de fatiga, dificultad para concentrarse, irritabilidad, tensión muscular, problemas de sueño.

- TRASTORNO OBSESIVO COMPULSIVO: se caracteriza porque la persona se ve asaltada por pensamientos, imágenes o impulsos recurrentes que parecen absurdos, irracionales e inapropiados. Aunque uno sea consciente de estas características y del gran malestar que causan, invaden la mente y no se puede deshacer de ellos.
Normalmente cuando la persona es importunada por otros pensamientos se ve impulsada a repetir una conducta o repetir algo en la mente una y otra vez para sentirse menos ansioso y librarse de la angustia.
La naturaleza de los pensamientos puede ser variada como dudar de la propia ejecución (cerraduras, apagar aparatos, realizar con exactitud tareas), miedo a la contaminación por gérmenes, impulsos sin sentido (gritar, agredir a alguien, desnudarse), pensamientos de contenido sexual, de contenido religioso (satánico, blasfemos…), provocar daño o accidentes (envenenar, herir sin advertirlo…), pensamientos sin sentido (números, rimas, canciones…).
También las compulsiones pueden ser distintas como: contar (números, letras…), revisar las cosas repetidas veces (enchufes, cerraduras, papeles…), lavarse y desinfectar las cosas, rituales internos (repetición de frases, oraciones…), hacer las cosas con un orden o secuencia estricta (asegurar la asimetría, realizar actividades cotidianas con una rutina fija e idéntica…).

- TRASTORNO POR ESTRÉS POSTRAUMÁTICO: aparece después de haber experimentado o presenciado un acontecimiento traumático que amenaza la vida como ser asaltado/a, violado/a, ver cómo alguien se lesiona o muere, presenciar luchas o combates, accidentes, desastres naturales. Este suceso provocó un miedo intenso o temor a indefensión. Posteriormente el acontecimiento traumático es reexperimentado por la persona con recuerdos intensivos que incluyen imágenes, pensamientos, percepciones, se sueña con el evento, acciones o sentimientos como si el hecho se repitiera (escenas retrospectivas, alucinaciones, ilusiones, revivir el trauma). Sentir tensión emocional o malestar psicológico al exponerse a señales externas o internas que recuerden el evento. También reactivación fisiológica al exponerse a esas señales.
La persona que ha sufrido el trauma suele hacer esfuerzos por evitar pensamientos, sentimientos o conversaciones asociadas con el hecho. También evita actividades, personas o situaciones que se lo recuerden. A veces tiene dificultad para recordar partes importantes del hecho.
Suelen padecer falta de interés o disminuyen su participación en actividades significativas, se siente más distante emocionalmente de los demás, y disminuye la esperanza respecto al futuro.
Aparecen síntomas que no estaban antes del trauma, como dificultad para conciliar el sueño, irritabilidad, excitación, dificultad para concentrarse, hipervigilancia, respuesta de alarma excesiva…

- ESTRÉS: Es una respuesta que las personas dan cuando están sometidos a estímulos estresantes o estresores, genera recursos extraordinarios que permiten adaptarse a las situaciones demandantes, pero que cuando excede en frecuencia e intensidad o cuando la persona cree no disponer de los recursos necesarios para hacer frente a las situaciones, se produce un exceso de energía que conlleva a un desgaste progresivo, que puede afectar a la salud física y mental de la persona estresada. (CURSO DE REDUCCIÓN DE ESTRÉS BASADO EN LA ATENCIÓN PLENA)

- HIPOCONDRÍA: temor o pensamientos constantes acerca de padecer alguna enfermedad o trastorno grave: cáncer, sida, enfermedades del corazón, etc.
La persona experimenta ciertas sensaciones o síntomas físicos asociados a la enfermedad temida e interpreta de forma incorrecta o poco realista estas sensaciones o síntomas, visita con regularidad al médico, se somete a pruebas diagnósticas para determinar o descartar la enfermedad, pero nunca parece estar tranquilo con los resultados, continuamente está observándose, lo que puede aumentar las sensaciones somáticas.

- TRASTORNO POR SOMATIZACIÓN: se caracteriza por padecer a lo largo de la vida muchos problemas de salud con una combinación de síntomas de dolor (cabeza, pecho, espalda, extremidades…); menstruación dolorosa, dolor en el acto sexual, en el pecho…); síntomas gastrointestinales (náuseas, diarreas, intolerancias alimenticias…); sexuales (disfunción sexual, menstruación irregular…); síntomas seudoneurológicos (deterioro de la coordinación, del equilibrio, pérdida sensación del tacto, del dolor, sordera, ceguera, dificultad para deglutir, retención urinaria, convulsiones). Todos estos síntomas no se pueden explicar por una enfermedad médica relacionada con los síntomas, tanto la gravedad de las mismas como el nivel de incapacidad social y laboral resultante son excesivos.

- TRASTORNO DE CONVERSIÓN: se caracteriza por padecer síntomas o déficit no explicados por causas médicas que afectan a las funciones sensoriales o motoras y que sugieren un trastorno neurológico u otra enfermedad médica inexistente. Los síntomas más frecuentes son ceguera, parálisis, anestesia, convulsiones, mutismo. Normalmente la iniciación de los síntomas o el agravamiento de los mismos suele estar precedido por conflictos o acontecimientos estresantes.

- TRASTORNO DISOCIATIVO: una de las manifestaciones de este trastorno es un estado de conciencia alterado caracterizado por desapego o enajenación en relación al medio ambiente o su mundo interior, pudiendo experimentar la realidad como un sueño, como si la observase desde fuera de su cuerpo.
La disociación también puede darse como respuesta a situaciones dolorosas o traumáticas donde la persona se aleja subjetivamente del hecho para no sentir el dolor y la angustia que provoca.
Puede presentarse ausencia disociativa que se caracteriza por incapacidad para recordar información personal importante normalmente traumática o estresante.
Otro tipo de trastorno disociativo es el de identidad que se caracteriza por la presencia de dos o más identidades o personalidades cada una de ellas con un patrón estable en la forma de percibir la realidad, de pensar o relacionarse con el contexto y con uno mismo.
Estas personalidades toman alternativamente el control de la persona.

  • TRASTORNOS DE CONTROL DE IMPULSOS


Todos estos trastornos se caracterizan por el fracaso a resistir al impulso, deseo o tentación de llevar a cabo un acto que es dañino para la persona o los demás. Este deseo irrefrenable va acompañado de una sensación creciente de tensión o activación antes de llevar a cabo el acto y una vez comenzado el acto produce una sensación de placer o alivio. Después del acto puede o no aparecer sentimiento de pesar o culpa.

- JUEGO PATOLÓGICO: se caracteriza por el fracaso crónico y progresivo en resistir los impulsos a jugar y por la aparición de conducta de juego que compromete, perturba o lesiona los objetivos personales, familiares o profesionales del jugador (APA, 1994). Se caracteriza por una preocupación por el juego y por obtener dinero para jugar, continúa pérdida del control sobre el juego y la incapacidad de parar aún viendo las consecuencias adversas.

- EXPLOSIONES EMOCIONALES DE IRA: son episodios de pérdida del control de los impulsos agresivos que dan lugar a agresiones verbales, físicas, a actos violentos o destructivos. La ira es desproporcionada a la situación que supuestamente la provoca, a veces es imposible identificar cuál ha sido el origen o estímulos desencadenantes. Cuando una persona tiene un estallido de ira desaparece la agitación y la activación fisiológica dejando a la persona tranquila y relajada. Esto puede hacer que el estallido colérico se produzca de nuevo, pudiendo hacer a la persona adicta a encolerizarse.

- CLEPTOMANÍA: se caracteriza por el robo impulsivo o compulsivo de objetos innecesarios y fácilmente asequibles a la persona de forma legítima. Normalmente estos objetos son regalados, tirados, abandonados, escondidos o devueltos de forma secreta. La persona no obtiene ganancias personales con estos robos y responde a un impulso o urgencia. Además experimenta reducción o alivio de la tensión cuando se lleva a cabo.

- PIROMANÍA: Es un comportamiento de prender fuego por placer, gratificación o alivio de la tensión. La persona que lo padece siente atracción o fascinación por el fuego. Antes de prender fuego deliberadamente a algo sienten activación, excitación o tensión y tras hacerlo, sienten alivio, placer o gratificación. En ningún ocultación de pruebas de algún delito.

  • HÁBITOS NERVIOSOS


- TRICOTILOMANÍA: Es la urgencia irresistible de arrancarse el pelo que conlleva a una pérdida apreciable de la cantidad de pelo en la zona: cuero cabelludo, cejas, pestañas, barba, axilas, pubis. Antes de incurrir en el hábito suele haber un apreciable aumento de la tensión y una vez arrancado el pelo, se produce un alivio de esa tensión.


- MORDERSE LAS UÑAS, RECHINAR LOS DIENTES, GOLPEAR CON PIES Y MANOS, MOVERLOS, CARRASPEO, TOS NERVIOSA, PARPADEO, MORDERSE LOS LABIOS, LA CARA INTERNA DE LA MEJILLA: Todos estos hábitos irrumpen como una necesidad urgente de llevar a cabo la acción, generalmente sin el transcurso de la conciencia, es decir, mientras se realizan la persona no es consciente de que lo está haciendo y suelen suceder cuando uno está más nervioso o estresado y liberan tensión.

  • PROBLEMAS DEL ESTADO DE ÁNIMO


En este apartado incluimos una variedad de problemas en los que la principal alteración se produce en el estado de ánimo o percepción subjetiva del estado emocional que tiene una persona. Se puede presentar un estado de ánimo caracterizado por la tristeza, apatía, desmotivación, desesperanza… o al contrario, tener un estado de ánimo anormalmente elevado o eufórico.

- DEPRESIÓN MAYOR: Cuando una persona atraviesa por una depresión mayor tiene un estado de ánimo triste durante la mayor parte del tiempo, una disminución del interés por las cosas y los demás, una reducción significativa en las actividades que realiza, tanto de ocio como las cotidianas, una disminución en la capacidad de sentir placer. En este estado uno suele percibirse inútil, tener sentimientos de culpa inadecuados o excesivos, baja autoestima y llegar a pensar que los demás estarían mejor sin uno. A la persona le cuesta pensar, concentrarse en algo, tomar decisiones y aparecen pensamientos recurrentes de vacío, falta de sentido y de suicidio. Además suele ir acompañado de otros síntomas físicos como la falta de energía, vitalidad y fatiga, la pérdida o aumento de peso, el insomnio o la hipersomnia (dormir en exceso), disminución del deseo sexual y de la actividad sexual. Se puede tener una agitación excesiva o un enlentecimiento motor importante, hasta puede costar mantener una conversación.
Todas estas alteraciones provocan en la persona una incapacidad real para continuar llevando una vida normal e interfiere en su relación con su propio entorno y con los demás.

- DISTIMIA O DESCONTENTO CRÓNICO: Es un estado similar a la depresión mayor. Comparte mucho de los síntomas referidos en el apartado anterior, pero quizás lo que lo hace distinto, es que la persona que lo padece aunque carezca de interés, motivación y le falte iniciativa, una vez que se pone a realizar las cosas, tanto las que forman parte de sus responsabilidades diarias, como actividades lúdicas, puede obtener cierto grado de refuerzo o disfrute. Es un estado crónico en el que la persona suele mantener su actividad profesional y sus relaciones con los demás, pero se siente normalmente apático y considera la vida como monótona, aburrida y que las cosas que debieran importarle no lo hacen, por eso suelen buscar implicarse en nuevas experiencias, pero tienen la impresión de que eso no remedia la situación a largo plazo aunque al principio puedan ilusionarse de nuevo, pues caen inevitablemente en el estado anterior y se ven atrapados en un ciclo de frustración, desilusión y desesperanza. Es como sentirse incapacitado para sentir satisfacción y felicidad duradera.

- TRASTORNOS BIPOLARES: la característica principal de estos trastornos es la alternancia de episodios maniacos o hipomaniacos y episodios de depresión mayor.

- MANÍA: En los periodos de manía la persona sufre profundos cambios en el estado de ánimo, en el comportamiento y en las cogniciones. El estado de ánimo excesivamente elevado, expansivo y eufórico, también suele estar irritable. A nivel cognitivo emocional, suele presentarse con una hiperproducción de pensamientos, una autoestima exagerada o grandiosidad, distrabilidad. En algunos casos la persona puede sufrir delirios y alucinaciones. A nivel conductual hay aumento de la actividad e implicación en actividades placenteras con alta probabilidad de tener consecuencias negativas graves, o conductas de riesgo (aumento del gasto, inversiones arriesgadas, conducta sexual poco discreta o peligrosa, …) Disminución de la necesidad de dormir. La persona se vuelve más habladora incluso verborréico.

- HIPOMANÍA: Es una forma menos grave de la elevación del estado de ánimo y suele ser de duración más corta y producen un deterioro funcional más leve. Raramente las personas en este estado buscan tratamiento porque el aumento de energía, productividad, creatividad, la elevada sensación de bienestar, se experimenta como algo positivo y deseable. Suelen detectarse en el transcurso del tiempo pues se observan también episodios de depresión.

- CICLOTIMIA: Es una forma menos grave y perturbadora del trastorno bipolar. Incluye estados de ánimo elevados y deprimidos y todos los síntomas asociados, pero más leves.

  • TASTORNOS DE PERSONALIDAD


La personalidad es el conjunto de estructuras psíquicas, funciones, rasgos, características e inclinaciones estables, profundamente arraigadas en cada uno de nosotros que nos hacen únicos y que determinan la forma de relacionarnos con nosotros mismos, los demás y con nuestro entorno.
Podríamos decir que una persona tiene una personalidad normal o sana, cuando manifiesta la capacidad para adaptarse de forma flexible y satisfactoria a las situaciones que vive, siendo sus percepciones de la realidad, sus sentimientos y comportamientos adecuados y adaptativos, produciéndoles satisfacción personal, ajuste a su entorno familiar, laboral, social y un desarrollo positivo. Por el contrario, una personalidad patológica se caracteriza, entre otras cosas, por la inflexibilidad que le impide adaptarse a la continua transformaciones que sufre la realidad, las personas con trastornos de personalidad, aplican un patrón rígido de pensamientos, emociones y comportamientos que tiene como consecuencias el malestar o sufrimiento propio, la dificultad para relacionarse con los demás, también para responder a los acontecimientos y afrontar las propias responsabilidades, una reducción progresiva de las oportunidades de aprendizaje y de crecimiento personal, la provocación de reacciones en otros negativas que dificultan las relaciones interpersonales. Todo esto hace que los problemas que ya existen, debidos a estas características, se perpetúen y agraven.

  • CLASIFICACIÓN DE LOS TRASTORNOS DE PERSONALIDAD


Perfil de las características de los trastornos de personalidad. Del libro: “Terapia cognitiva de los trastornos de personalidad” A. Beck, A. Freeman y otros.



TRASTORNO
DE LA PERSONALIDAD
CONCEPCIÓN DE SÍ MISMOCONCEPCIÓN DE LOS DEMÁSPRINCIPALES CREENCIASESTRATEGIA PRINCIPAL
POR
EVITACIÓN
Vulnerable al desprestigio, al rechazo
Socialmente inepto
Incompetente
Críticos
Despreciativos
Superiores
Es terrible ser rechazado, humillado
Si la gente conociera mi verdadero yo, me rechazaría
No tolero los sentimientos desagradables
Evitar las situaciones de evaluación
Evitar los pensamientos o pensamientos desagradables
POR DEPENDENCIA Necesitado
Débil
Desvalido
Incompetente
(Idealizados)
Generosos
Brindan apoyo
Competentes
Necesito de la gente para sobrevivir, para ser feliz
Necesito un flujo constante de apoyo, de aliento
Cultivar relaciones de dependencia
PASIVO- AGRESIVO Autosuficiente
Vulnerable al control, a las interferencias
Intrusitos
Exigentes
Interfieren
Controlan
Dominan
Los otros interfieren en mi libertad de acción
Ser controlado por otros es intolerable
Las cosas deben hacerse a mi manera
Resistencia pasiva
Sumisión superficial
Eludir, trampear con las reglas
OBSESIVO- COMPULSIVO Responsable
Rinde cuentas
Fastidioso
Competente
Irresponsables
Despreocupados
Incompetentes
Autocomplacientes
Yo sé que es lo mejor
Los detalles son cruciales
La gente debería trabajar mejor, esforzarse más
Aplicar reglas
Perfeccionismo
Evaluar, controlar
“Deberes”, criticar, castigar
PARANOIDE Justo
Inocente, noble
Vulnerable
Interfieren
Maliciosos
Discriminan
Tienen móviles abusivos
Los móviles son sospechosos
Hay que mantenerse en guardia
No hay que confiar
Cautela
Búsqueda de móviles ocultos
Acusar
contraatacar
ANTISOCIAL Solitario
Autónomo
Fuerte
Vulnerables
Explotadores
Tengo derecho a violar las reglas
Los otros son tontos
Los otros son exploradores
Ataque, robo
Engañar, manipular
NARCISISTA Especial, único
Merece reglas especiales, es superior
Está por encima de las reglas
Inferiores
Admiradores
Puesto que soy especial, merezco reglas especiales
Estoy por encima de las reglas
Soy mejor que los otros
Usar a los demás
Saltearse las reglas
Manipular
competir
     
HISTRIÓNICO Encantador
Impresionante
Accesibles a la seducción
Receptivos
Admiradores
La gente está para servirme o admirarme
No tienen derecho a negarme lo que merezco
Puedo guiarme por mis sentimientos
Teatralidad, encanto; estallidos de mal genio
Llanto; gestos suicidas
ESQUIZOIDE Autosuficiente
Solitario
Intrusos Los otros no me compensan
Las relaciones son desastrosas, indeseables
Mantener la distancia


  • ESQUIZOFRENIA


Los síntomas característicos de este trastorno se agrupan en dos categorías: positivos y negativos.


Los síntomas positivos reflejan un exceso o distorsión de las funciones normales:


- Ideas delirantes: Distorsión o exageración del pensamiento inferencial. Son creencias con las que el resto de personas no están de acuerdo y suponen una interpretación errónea de la realidad o de las percepciones y sensaciones- Pueden ser ideas delirantes de persecución, creyendo que está siendo observado, engañado, utilizado, perjudicado por los demás. Ideas delirantes de referencia, creyendo que ciertos comentarios, la televisión, canciones, radio… se dirigen o refieren especificamente a su persona. De inserción del pensamiento, creer que alguien está poniendo en la cabeza ideas que no son suyas. Retrasmisión del pensamiento, pensar que los demás puden acceder a sus pensamientos más profundos y conocerlos. Robo del pensamiento, los demás están usurpando las ideas. Pasividad somática, la persona se siente como un recipiente de sensaciones corporales impuestas por algún agente externo. Ideas delirantes de control, tanto el cuerpo como el comportamiento están siendo impuestas por una fuerza externa.


- Alucinaciones: son percepciones falsas, auditivas, visuales, olfativas, gustativas. Normalmente lo más característico de la esquizofrenia es “oír voces”, generalmente como comentarios o juicios acerca de la propia persona.


- Habla desorganizada: una falta de organización de las ideas que se expresan que hace difícil ser entendido por la persona que escucha. Como si la persona perdiera el hilo y mezclase unas cosas con otras sin sentido.


- Comportamiento desorganizado: la persona puede mostrar conductas inapropiadas o realizar actividades cotidianas sin seguir pautas que dirijan hacia un fin eficazmente, pueden realizar actos en público del ámbito privado (masturbarse…), conductas que muestran agitación como gritar, jurar… O al contrario, mostrar ausencia de conductas, permaneciendo rígido, inmóvil o en posturas extrañas (catatonia)


Los síntomas negativos: reflejan una disminución o pérdida de funciones normales:


- Embotamiento del afecto: falta de las manifestaciones no verbales de afecto (contacto ocular, gestos inexpresivos, muestras de ausencia y desinteres…)


- Reducción emocional: Falta de expresiones emocionales (anhedonia)


- Disminución de las relaciones sociales


- Pobreza del pensamiento: respuestas breves, ausencia de explicaciones, uso de monosílabos…


- Disminución de la capacidad de decidir y pérdida de la iniciativa


- Restricción de los intereses y de la curiosidad por los demás


Subtipos de esquizofrenia:


- Tipo paranoide: Lo que predomina son las ideas delirantes y las alucinaciones.


- Tipo desestructurado: Predominio de síntomas negativos, comportamiento y habla desorganizada con un deterioro importante del comportamiento social.


- Tipo Hebefrénico o catatónico: Notable inmovilidad o una actividad motora excesiva, mutismo, incapacidad para mantener una higiene mínima, mantener posturas rígidas…

  • OTROS TRASTORNOS PSICÓTICOS


- IDEAS DELIRANTES: Ideas delirantes sin los síntomas positivos de la esquizofrenia.


- TRASTORNOESQUIZOFRENIFORME: presencia de sintomatología similar a la esquizofrénica, pero dura menos de seis meses y no se aprecia declive en el funcionamiento general.


- TRASTORNO ESQUIZOAFECTIVO: Ocurren conjuntamente síntomas del trastorno de ánimo y síntomas activos de la esquizofrenia.


- EPISODIO PSICÓTICO BREVE: Es un trastorno psicótico que dura menos de un mes, puede presentar ideas delirantes, alucinaciones, desorganización del comportamiento…


- TRASTORNO PSICÓTICO PRODUCIDO POR EL CONSUMO DE DROGAS: es una psicosis secundaria producida por el abuso de sustancias psicoactivas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder informarle sobre nuestros servicios, mejorar la navegación y conocer sus hábitos de navegación. Si acepta este aviso, continúa navegando o permanece en la web, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies. Políticas de Cookies.

Acepto las cookies de este sitio Web.

EU Cookie Directive Module Information