Tipos de problemas que tratamos

Los ámbitos de intervención que desarrollamos en nuestro Centro dentro de este área son:

  • DETERIORO DEL FUNCIONAMIENTO INTELECTUAL

- En el nivel de conciencia (tener dificultades o no darse cuenta de su propio funcionamiento, de lo que sucede alrededor, de los sucesos o situaciones que vive, del funcionamiento de los demás…)
- En el lenguaje: disminución en la fluidez verbal y alteraciones en la pronunciación, en la comprensión, repeticiones, problemas en la interpretación de dichos, proverbios, refranes, información…
- En la atención: disminución o dificultad para orientar la atención a lo relevante de las situaciones, problemas para mantener la atención en tareas que requieran un esfuerzo sostenido, tener dificultad para escuchar o poder seguir una información sin perder el hilo, no poder mantener un nivel de activación que le permita procesar la información…
- En la lectura y en la escritura: falta de comprensión,  dificultad en la expresión escrita, dificultad en los procesos de planificación, sintaxis, concordancia…
- En el cálculo: dificultades para realizar cálculos con las operaciones básicas, entender medidas, valor monedas, resolver problemas con las operaciones básicas, etc.
- Orientación temporal y espacial: tener dificultades para situarse en el tiempo, alteración de fechas, periodos, momento del día u orientarse en el espacio, perderse, desconocer las calles del barrio, los lugares de la casa, etc.
- En la planificación: problemas para organizarse y programar actividades.
- Toma de decisiones: problemas para decidir entre varias opciones, inflexibilidad o rigidez de pensamiento y en las elecciones…
- Dificultad o incapacidad para resolver problemas en la vida diaria.

 

  • PROBLEMAS DE MEMORIA

- En la memoria a corto plazo, por ejemplo: no recordar una instrucción que acaba de recibir, una lista de números, lo que acaba de leer…
- En la memoria a largo plazo: no recordar o tener dificultad para recordar episodios pasados, partes de su historia personal, familiares o conocidos, dificultad en asociar nombres a caras de personas, perder objetos u olvidar dónde han sido depositados, olvidar las cosas que se van a hacer, etc.

 

  • DETERIORO DE LAS ACTIVIDADES DE LA VIDA DIARIA

- Disminución en la capacidad para cuidar de sí mismo/a y de su entorno que puede aumentar su nivel de dependencia y demandas de apoyo. También influye en la autonomía personal y puede tener graves repercusiones sobre la autoestima y el sentido de competencia o autoeficacia. Estas habilidades pueden clasificarse en básicas (vestirse, comer, arreglo personal, uso del servicio y control de esfínteres, movilidad) e instrumentales (limpiar, telefonear, manejar dinero, cocinar, desplazarse, hacer compras…)

 

  • DIFICULTAD PARA UTILIZAR LAS REDES DE APOYO SOCIAL

- Problemas para mantener las relaciones sociales y pérdida del apoyo social (ayuda para satisfacer las necesidades básicas e instrumentales) y el apoyo emocional, generalmente debidos a los sucesos vitales frecuentes en estas edades (viudedad, jubilación, institucionalización…)

 

  • DEPRESIÓN

- Las manifestaciones más frecuentes de la depresión en estas edades se asocia tanto a características personales como ambientales y suelen presentarse unidos al padecimiento de enfermedades, limitaciones debidas a esas enfermedades, el aislamiento, la jubilación, el traslado a instituciones, etc. En estas edades hay que distinguir bien entre los síntomas que puedan deberse a una depresión o al inicio de una demencia, también mucho síntomas que pueden catalogarse de depresivos, pueden deberse a los fármacos que esté tomando la persona mayor. Hay que poner especial cuidado en su diagnóstico porque los instrumentos utilizados contienen ítems referidos a síntomas somáticos, de preocupación por la muerte o la salud, o referentes al sexo que no son apropiados a  personas mayores.

 

  • PROBLEMAS EN LA ELABORACIÓN DEL DUELO
  • CUIDADO DE LOS CUIDADORES DE PERSONAS MAYORES

- La atención que precisan las personas mayores fuerza a los cuidadores a modificar roles, horarios, actividades, etc., estos cambios pueden generar reacciones de fatiga, sobrecarga, tensión, y a medio o largo plazo repercutir negativamente en la salud física y mental (estrés, depresión, ansiedad, dependencia...) Es importante proporcionar a las personas responsables del cuidado de las personas mayores las estrategias y defensas psicológicas apropiadas para hacer frente a las reacciones físicas y emocionales adversas, por otra, también necesitan tener información para aumentar la efectividad en el manejo de situaciones y problemas que conlleva esta tarea para intentar promocionar el grado mayor posible de autosuficiencia en la persona de edad avanzada.

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para poder informarle sobre nuestros servicios, mejorar la navegación y conocer sus hábitos de navegación. Si acepta este aviso, continúa navegando o permanece en la web, consideraremos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies. Políticas de Cookies.

Acepto las cookies de este sitio Web.

EU Cookie Directive Module Information