Horario

Lunes a Viernes
10:00 AM - 14:00 PM
17:00 AM - 21:00 PM

Inicio/Preguntas frecuentas
Preguntas frecuentas2019-02-21T08:48:09+01:00
¿Qué nos lleva a buscar ayuda Psicológica para un niño?2019-02-21T09:45:32+01:00

Normalmente, los padres, en su esfuerzo por educar a niños sanos y felices, son los primeros que detectan cuándo un hijo/a tiene problemas de comportamiento o emocionales. También, es posible que hayan sido alertados por las observaciones e indicaciones de los maestros, pediatras u otros miembros de la familia.
Algunas señales pueden indicarnos la necesidad de buscar la ayuda profesional de un psicólogo/a, tales como:

  • Observar comportamientos infantiles, como de etapas evolutivas anteriores a la que está el niño/a en ese momento.
  • Problemas de rendimiento académico o cambios importantes en los resultados académicos.
  • Ansiedad, preocupación excesiva y miedos diversos que le impidan la realización de actividades propias de su edad.
  • Inquietud y movimiento continuo, más que el resto de niños de su edad.
  • Falta de atención, distracciones, incapacidad para mantener un esfuerzo sostenido.
  • Irritabilidad, mal humor persistente y/o comportamientos desafiantes.
  • Desobediencia, agresividad, conductas destructivas o autodestructivas.
  • Tristeza, llantos o rabietas frecuentes.
  • Quejas continuas sobre dolores y molestias.
  • Aislamiento social, dificultad para hacer amigos, timidez excesiva.
  • Mentiras continuas.
  • Falta de respeto a las normas, a la autoridad y a los derechos de los demás.
  • Negativa a asumir las responsabilidades propias de su edad o a participar en las tareas comunes.
  • Consumo excesivo (comida, ordenador, televisión, videojuegos, compras, etc.).
  • Dormir poco, mal o hacerlo en exceso.
  • Estar demasiado preocupado por su imagen personal,  por el peso, por lo que come y las calorías que tiene cada alimento.
  • Tener algún síntoma de tomar drogas o alcohol (dilatación de pupilas, empeoramiento del rendimiento académico, absentismo escolar, cambio de amigos, enlentecimiento o torpeza motora, cambios bruscos de humor, engaños…)
  • Problemas con los hermanos (celos, rivalidad, agresividad…) o en las relaciones con la familia.

También es posible que esté leyendo esta página porque quiera asegurarse de que las decisiones que toma respecto de la formación de sus hijos, sean las más adecuadas a las circunstancias por las que atraviesan ustedes como familia, en este momento. O puede que deseen mejorar las relaciones que existen entre ustedes para evitar posibles conflictos o problemas futuros.

Otras veces, lo que nos lleva a buscar ayuda profesional, es que como pareja y padres de nuestros hijos/as no estamos de acuerdo en la forma de educarlos, tenemos ideas muy distintas sobre la educación y sobre las cosas que queremos transmitirles, o no estamos de acuerdo en cómo afrontar una situación concreta, y esto nos lleva a discutir, gritar, criticarnos, en vez de disfrutar de la crianza de nuestros hijos y de construir un espacio de bienestar, entendimiento y tranquilidad.

El hecho de reconocer todas estas situaciones, y estar dispuesto a buscar y aceptar ayuda cuando se haya detectado que es necesario, puede contribuir a crear una familia e hijos más saludables y felices.

¿Qué nos lleva a buscar ayuda Psicológica para un adolescente?2019-02-21T09:54:34+01:00

Normalmente, los padres, en su esfuerzo por educar a niños sanos y felices, son los primeros que detectan cuándo un hijo/a tiene problemas de comportamiento o emocionales. También, es posible que hayan sido alertados por las observaciones e indicaciones de los maestros, pediatras u otros miembros de la familia.
Algunas señales pueden indicarnos la necesidad de buscar la ayuda profesional de un psicólogo/a, tales como:

  • Observar comportamientos infantiles, como de etapas evolutivas anteriores a la que está el niño/a en ese momento.
  • Problemas de rendimiento académico o cambios importantes en los resultados académicos.
  • Ansiedad, preocupación excesiva y miedos diversos que le impidan la realización de actividades propias de su edad.
  • Inquietud y movimiento continuo, más que el resto de niños de su edad.
  • Falta de atención, distracciones, incapacidad para mantener un esfuerzo sostenido.
  • Irritabilidad, mal humor persistente y/o comportamientos desafiantes.
  • Desobediencia, agresividad, conductas destructivas o autodestructivas.
  • Tristeza, llantos o rabietas frecuentes.
  • Quejas continuas sobre dolores y molestias.
  • Aislamiento social, dificultad para hacer amigos, timidez excesiva.
  • Mentiras continuas.
  • Falta de respeto a las normas, a la autoridad y a los derechos de los demás.
  • Negativa a asumir las responsabilidades propias de su edad o a participar en las tareas comunes.
  • Consumo excesivo (comida, ordenador, televisión, videojuegos, compras, etc.).
  • Dormir poco, mal o hacerlo en exceso.
  • Estar demasiado preocupado por su imagen personal,  por el peso, por lo que come y las calorías que tiene cada alimento.
  • Tener algún síntoma de tomar drogas o alcohol (dilatación de pupilas, empeoramiento del rendimiento académico, absentismo escolar, cambio de amigos, enlentecimiento o torpeza motora, cambios bruscos de humor, engaños…)
  • Problemas con los hermanos (celos, rivalidad, agresividad…) o en las relaciones con la familia.

También es posible que esté leyendo esta página porque quiera asegurarse de que las decisiones que toma respecto de la formación de sus hijos, sean las más adecuadas a las circunstancias por las que atraviesan ustedes como familia, en este momento. O puede que deseen mejorar las relaciones que existen entre ustedes para evitar posibles conflictos o problemas futuros.

Otras veces, lo que nos lleva a buscar ayuda profesional, es que como pareja y padres de nuestros hijos/as no estamos de acuerdo en la forma de educarlos, tenemos ideas muy distintas sobre la educación y sobre las cosas que queremos transmitirles, o no estamos de acuerdo en cómo afrontar una situación concreta, y esto nos lleva a discutir, gritar, criticarnos, en vez de disfrutar de la crianza de nuestros hijos y de construir un espacio de bienestar, entendimiento y tranquilidad.

El hecho de reconocer todas estas situaciones, y estar dispuesto a buscar y aceptar ayuda cuando se haya detectado que es necesario, puede contribuir a crear una familia e hijos más saludables y felices.

¿Qué nos lleva a buscar ayuda Psicológica para adultos?2019-02-21T09:53:55+01:00

En nuestro centro atendemos a todas aquellas personas que buscan mejorar su estado actual por motivos diversos:

  • Porque están sufriendo y que no saben cómo aliviar su sufrimiento o hayan probado otras formas de abordar su /s problemas y no hayan alcanzado una solución satisfactoria.
  • Porque buscan mejorar su salud física y mental obteniendo mayor grado de bienestar.
  • Porque están atravesando situaciones difíciles que están sobrepasando su capacidad actual de afrontamiento (pérdidas de seres queridos, accidentes, traumas, separaciones, abusos, acoso laboral, enfermedades, nacimientos de hijos con discapacidad, el cuidado de personas mayores o con discapacidad, pérdida de trabajo, etc.)
  • Porque tengan hábitos inadecuados que perjudican su salud o su adaptación (sedentarismo, aislamiento social, falta de disciplina y esfuerzo…)
  • Porque tengan dificultades para relacionarse con los demás o con su entorno.
  • Porque padezcan algún tipo de trastorno mental.

Consideramos que el sufrimiento humano puede estar multicausado, en él influyen factores de predisposición biológica, muchos de ellos heredados, factores psicológicos como la atención, la memoria, el aprendizaje, el sistema de creencias, el de atribuciones, la motivación, etc., también influye la educación, factores sociales y ambientales, por este motivo abordamos los problemas considerando todo aquello que pueda haber contribuido a la génesis y al mantenimiento del problema y enseñamos estrategias para manejar lo que pueda depender de uno y sea susceptible de ser cambiado.

¿Qué nos lleva a buscar ayuda Psicológica como pareja?2019-02-21T09:58:55+01:00

Entre las cosas que más afectan de forma negativa a la globalidad de nuestro funcionamiento (emociones, fisiología, comportamientos y pensamientos), es sentirnos distanciados de las personas que estamos más estrechamente vinculados: nuestra pareja, hijos, padres y hermanos.
En general todos los seres humanos sentimos la necesidad de mantener relaciones interpersonales significativas, intensas, estables y positivas, cuando nuestras relaciones se tornan en exceso conflictivas, perdemos la sensación de bienestar, la alegría, nos invaden sentimientos de soledad, de rabia y nos sentimos vacíos y sin rumbo.
Esto no quiere decir que tener conflictos con nuestra pareja sea malo, al contrario, es completamente natural ya que somos diferentes en muchos aspectos, y frente a los asuntos que nos atañen a ambos, en los que tenemos que llegar a un acuerdo, podemos tener intereses, necesidades, opiniones, formas de afrontarlo diferentes. Incluso, la ausencia de conflictos en una pareja, puede indicar distanciamiento emocional que hace imposible una auténtica relación. Por tanto el problema no está en tener conflictos, sino en la frecuencia y la intensidad de los mismos, en  la repercusión que tienen y, por supuesto, en la forma de solucionarlos.

Algunos indicativos de que nuestra relación de pareja no funciona adecuadamente pueden ser:

  • Dificultades para hacernos entender por nuestra pareja o para entenderla a ella, escasa comunicación o muy difícil, faltas de respeto, gritos frecuentes, críticas, menosprecios, indiferencia.
  • Falta de apoyo mutuo, reconocimiento, interés y colaboración.
  • Dificultad para resolver los problemas y llegar a acuerdos.
  • La relación no se ajusta a nuestras expectativas, no satisface nuestras necesidades (intimidad, sexo, afecto, comunicación, apoyo…)
  • Problemas en las relaciones sexuales (falta de deseo, excitación, incapacidad para llegar al orgasmo, eyaculación precoz o retardada…)

Puede que también nuestra relación presente problemas especiales debido a las circunstancias por las que atravesamos como:

  • Momentos de crisis por pérdidas de algún familiar, pérdida de trabajo, problemas económicos, problemas laborales, enfermedad de algún miembro de la familia, dependencia o discapacidad de algún familiar, etc.
  • Situaciones de ira o violencia.
  • Infidelidades.
  • Una de las partes quiere terminar y la otra no.
  • Ausencia de amor.
  • Trastornos psicológicos o problemas de personalidad en uno de los miembros de la pareja.

También puede que haya decidido buscar ayuda sólo porque desea mejorar su relación para que se torne más gratificante y solida sin tener ningún problema especial.

¿Qué nos lleva a buscar ayuda Psicológica como ancianos?2019-02-21T10:12:35+01:00

En nuestro Centro somos sensibles a la importancia y al impacto que el fenómeno del envejecimiento de la población está teniendo en la sociedad. Somos conscientes que ésto supondrá profundas transformaciones sociales, y hemos asumido el reto de proporcionar una serie de servicios para dar respuesta a los problemas que puede conllevar el hecho natural de envejecer. Nuestra apuesta fundamental es proporcionar recursos para prevenir o tratar las dificultades asociadas al envejecimiento y mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas mayores.
Si usted está en esta sección de nuestra página probablemente se vea afectado por alguno de los problemas asociados a la edad o porque tenga algún familiar próximo que los esté sufriendo. Los principales indicios que nos alarman y llevan a buscar ayuda profesional son:

  • Empezar a tener o sufrir dificultades motoras o perceptuales.
  • Percibir un deterioro en aspectos cognitivos bien detectado por la propia persona, u observados por los demás como: problemas de memoria (dificultad para recordar nombres, personas, lugares o acontecimientos de su propia vida. Problemas de conciencia: no darse cuenta de lo que sucede en su propio cuerpo o en su entorno (), dificultades para entender y manejar información, dificultades en el lenguaje a la hora de expresarse y comprender, problemas de atención
  • Observar mayor ocurrencia de problemas afectivos y en el estado de ánimo debido a los cambios biológicos, psicológicos y sociales que se producen en las edades avanzadas como: la enfermedad, el aislamiento, la jubilación, la posible entrada en una institución…
  • Alteraciones en las habilidades para cuidar de sí mismos y del entorno más cercano que puede provocar la disminución de las actividades de la vida diaria y puede tener una importante repercusión en la salud y el bienestar.
  • La pérdida de las redes de apoyo social y dificultad para afrontar el duelo por las pérdidas inevitables que pueden suceder en estas edades
¿Qué nos lleva a buscar ayuda Psicológica como familia?2019-02-21T10:16:14+01:00

Si usted ha llegado a esta sección seguramente tenga problemas en la relación con algún miembro de su familia u observe que en su familia las cosas no marchan bien. Puede que haya malestar e insatisfacción e alguno de ustedes o en todos, o que el nivel de conflictividad es muy alto o nulo. Percibe que la relación entre ustedes, lejos de contribuir al bienestar y el crecimiento personal, está entorpeciendo el desarrollo normal y generando dosis importantes de sufrimiento